martes, 3 de junio de 2014

Nymphomaniac Volumen II. Crítica

Después de meses de su estreno ya era hora de elaborar la crítica sobre la otra mitad del film Nymphomaniac de Lars Von Trier.
Y es que realizar una crítica no resulta fácil y sin darme cuenta lo dejé pasar.

Ya la tenéis aquí y para aquellos curiosos que tengan ganas de ver un cine diferente o continuar la película no os puede faltar la segunda parte,porque en realidad es la misma película.


Quédate y a ver qué te parece...
La adaptación original que hizo el director constaba de 5 maravillosas (o angustiosas) horas,pero se vió obligado a dividirlas para conseguir dos volúmenes y con ello;dos estrenos diferentes como si entre sí no hubiera relación entre ambas.

Finalmente,tuvo que pasar por el aro y en ésta ocasión no sé si catalogarlo como error o como acierto.
Quedé literalmente encantada con el Volumen 1 porque me pareció una obra diferente a todo lo que he visto anteriormente,con metáforas inteligentes e interpretaciones atrevidas.
Un mundo muy peculiar que no sufrió la pérdida de su otra mitad,puesto que por sí sola me pareció una película fascinante y extraña,totalmente de mi gusto.

La segunda mitad continúa en esa espiral de sensaciones y rupturas morales que actúa como espejo para el espectador.
En ésta ocasión consta de 3 capítulos (en total son 8) que son los siguientes:

  1. «The eastern & western Church - The silent duck» ('La Iglesia oriental y occidental - El pato mudo').
  2. «The mirror» ('El espejo').
  3. «The gun» ('La pistola').

 Y reconozco que el comienzo resulta tan espeluznante como atractivo y enigmático.
En el capítulo 1 aparece el tema del sadomasoquismo,de la mano de un actor que os sonará a muchos (Jamie Bell);un hombre llamado K que hará las delicias de una protagonista que cada vez está más perdida (o más segura de lo que verdaderamente es).
Empieza el angustioso camino hacia el "nada es suficiente" y éste es el punto de partida.


Toda la poesía se esfuma,la delicadeza y el cuidado de un sexo como medio de expresión y rebeldía se convierte en sumisión y locura.
Pero Von Trier es inteligente y sabe mantener los ojos abiertos,cada detalle debe estar ahí y el espectador queda poseído por ésta primera escena cruda y cómica a la vez.
Comienza el movimiento de sensaciones,es una patada en el estómago seguida de un beso cálido y un mensaje que finalmente llegaremos a comprender.

Todo parece indicar que cada vez estamos más alejados de la idea inicial,que no habrá más luz y que a pesar de esos toques de humor el tema general de la película se torna agrio,oscuro e incluso incómodo.

Sin olvidar el genial guiño cómico de un adorable pato que nos saca durante segundos de un lugar y un personaje casi incomprensible,pero magnificamente interpretado por Jamie Bell.

A partir de aquí mi cabeza explotó.
Considero más que necesario el capítulo «The eastern & western Church - The silent duck» porque es bello en la medida que debe serlo y desde un prisma retorcido,acompaña el sentido de todas las escenas anteriores y debe estar ahí.Me gusta ésta historia,pero mi conclusión es muy sencilla...yo habría terminado justo aquí. En el acto 6 o incluso en el fabuloso cierre del Volumen 1.

El mundo en el que nos obligan a entrar a partir de aquí es pesado,irreverente,débil y grotesco.
Aparecen por suerte grandes figuras que dan algo de color a la escena pero se limitan a simples cameos que no da tiempo a disfrutarlos por completo.
Aplaudo ese toque sútil del director por hacerme creer durante unos segundos que la historia tenía cierta conexión a su Antichrist y ver un claro vínculo que fue un recuerdo realmente bonito,un bello flashback.


Evitando esos detalles,la lucha de Joe por renegar de su propia naturaleza y "curarse" de su adicción al sexo o a sí misma se muestra infantil,ridícula y nada creíble.Muchos gestos y frases me separaron del personaje,por no hablar de momentos absurdos que más que conseguir provocar una reacción...sirven para olvidarlos por completo.


Parece que se abre paso al surrealismo y a un color completamente distinto al que estábamos acostumbrados;al cuál nos había hecho de llegar de una forma especial.

Aparecen personajes que terminan por destrozar la escena,cada plano y podría decirse (siempre desde un aspecto subjetivo) que la película pierde toda clase de interés y "enganche".
Fallos y acciones incoherentes que causan risa,personalmente habría prescindido de infinidad de momentos o les habría sacado otro partido;porque cualquier público los vería patéticos y dignos de un director sin experiencia;algo así como una película mala de sexo a lo Serie B.


Temas como el lesbianismo,la pederastia...y alguno que otro más que pasa desapercibido.
Sí resalta la violencia,tan egoísta y radical como siempre.
El reino de la traición (siempre recurrente) y un despecho poco justificado que vuelve a separarnos aún más de todo lo que nos vendieron o mostraron en el primer volúmen.


Hasta llegar a ése final...menudo final!
Una pena desde luego,caer en la superficialidad y en un tópico moral tan aburrido en los tiempos que corren.
Sin querer adentrarme en ello para no chafaros la película,solamente puedo decir que el mensaje final o el corazón de la historia decepciona.Si es que es capaz de producir alguna clase de sensación.

Y así es Nymphomaniac,una película cargada de polémica que me pareció fascinante comparada con otras películas de Lars Von Trier...hasta llegar a su otra mitad,pretenciosa y aburrida.
Pero así es el cine,no siempre funciona al ritmo que queremos.
Espero vuestros comentarios ^^
Nos vemos pronto,muchso besos!!

Aquí tenéis el enlace a mi crítica del Volumen I.
 http://pincelesdeinfarto.blogspot.com.es/2013/12/nymphomaniac-volumen-1-critica.html





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada